Un día con Pablo Sabin: montes, gestión y casas de madera

Pablo Sabin es uno de esos ingenieros de montes que tiene una visión amplia del sistema que le toca gestionar. He conocido a ingenieros que conocen muy bien el medio natural pero que tienen una representación muy limitada de lo que es el monte. Pablo ve conexiones, cadenas de valor, personas, precios, calidades, ecosistemas, dinámicas, árboles de porvenir… Cuando observa una masa está viendo varios bosques a la vez. Además de ver lo que hay y lo que había se imagina la viga que va a salir de tal árbol en 20 años, la industria a la que irá destinada el ejemplar que acaba de señalar, la pinta que tendrá el bosque tras tal tratamiento, la tendencia del mercado de madera y sus preferencias.

Uno puede pensar que, claro, natural, es el trabajo de un ingeniero de montes, pero en realidad son más bien escasos en España los que conocen bien tanto la parte de la gestión del monte como la de la industria de la madera y el mercado de los productos forestales. En la mentalidad de muchos forestales (y de muchos industriales de la madera) el monte existe como un sistema aparte. Es como si en realidad hubiera dos sectores diferentes, el sector forestal, por un lado, y el sector de la madera y derivados por otro. En el primero parecen integrarse todos los asuntos y actividades técnicas y económicas que tienen que ver con lo que sucede en el territorio forestal, desde la ordenación, gestión, operaciones silvícolas, caza, ocio, uso ganadero…en el segundo, el sector de la madera, en el que de forma aparentemente independiente se sitúa la transformación y valorización industrial. En la mente de Pablo y en la de cada vez más forestales despiertos, hay un único sector, y su trabajo se dirige en esa dirección, considerando además del propietario del monte, que es generalmente quien le contrata, al usuario o consumidor intermediario y final. ¿Qué se está demandando ahora? ¿Qué necesidades habrá en 10 o 15 años?

Pasar un díaIMG_20150918_125409_opt con Pablo Sabin es todo menos tener una conversación continua. Quedamos con uno, con otro, suena el teléfono, aparece el maquinista, empezamos a hablar, suena el teléfono, el día va pasando y uno echa cuentas con cuánta gente ha podido hablar en el plazo de unas horas sobre temas que van desde el precio de la madera, temas legales, ordenaciones, y casas de madera. Sí, casas de madera, porque desde hace unos meses compagina su trabajo en Agresta con la construcción de su nueva casa, “la Casa de Adela”.

Los años 90 en España empezaron a ver una nueva generación de forestales emprendedores, creadores de consultoras y otro tipo de empresas. Una de ellas es Agresta, una cooperativa fundada por varios compañeros de estudios, entre ellos Pablo, donde hoy en día trabajan más de 30 profesionales. Si bien el trabajo principal de la empresa sigue ligado a la consultoría, desde hace unos años han entrado en temas de movilización de madera. Pero Pablo llevaba un tiempo con ganas de diversificar, ir más allá de la gestión del monte, meterse en otro eslabón de la cadena. Y el proyecto de hacerse una casa le hizo plantearse la pregunta ¿Y si nos hacemos nosotros la casa? ¿Y si la hacemos de madera? Poco a poco, la idea de montar una empresa de casas de madera empezó a gestarse, previa formación intensiva en Francia sobre coIMG_20150918_122611_optnstrucción de casas de entramado ligero y la entrada de otros socios y colaboradores nació Mábitat, que en menos de un año de vida ya ha construido un centro de acogida para visistantes de “las piedras de Ibarrola” en Avila, la cabaña de un Bosque Escuela , en Madrid, y la “Casa de Adela” que a punto de ser instalada en Fuentelfresto, Soria.

En mi día con Pablo, pude visitar unas operaciones de saca de madera en el monte Quinto de la Mata cerca de Almarza, Soria, junto al representante de la propiedad, Tomás, una persona muy implicada en la gestión del monte. Se trata de un monte privado de 270 ha poblado principalmente por pino silvestre. El proyIMG_20150918_140631_optecto de ordenación se ha orientado hacia una gestión de masa irregular, con criterios Prosilva, es decir, priorizando una gestión árbol a árbol, favoreciendo a los árboles más prometedores en lo que a la calidad y demanda de madera se refiere, extrayendo cada 10 años, en este caso concreto, los árboles del estrato dominante con peores características que impiden el desarrollo optimo de los llamados árboles de porvenir. Todos los años se interviene en uno de los 10 rodales establecidos, cortando del orden del 25% de la madera del rodal, al que se volverá al cabo de 10 años. Esta forma de gestión requiere entre otras cIMG_20150918_140431_optosas señalar los árboles que deben extraerse previamente a cada saca por un profesional con un alto conocimiento de las dinámicas forestales y del destino de la madera. Se mantiene la cubierta forestal de forma permanente, se consigue una selección fina de especies y árboles, y unos ingresos anuales para el propietario.

A partir de la experiencia de Pablo, la Junta de Castilla y León    y Agresta colaboraron en la puesta en marcha de Aulas de señalamiento. Una manera excelente de transmitir lo que se sabe. Pablo Sabin habla a menudo de “su maestro” en señalamiento, René Courraud un experto forestal francés, del que ha aprendido acompañándole sobre el terreno en el centro de Francia. Una práctica, la de acompañar una temporada a alguien que sabe más que tú, que debería intensificarse en el ámbito forestal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


4 + 1 =