Oportunidades con productos locales (2/2)

Hablábamos en el anterior artículo sobre las ventajas competitivas que presentaban algunos productos forestales locales frente a productos llegados de otras zonas.

Citábamos ventajas como el transporte, sin apenas costes frente a productos llegados de lejos; los beneficios indirectos ligados al cuidado de los montes y la mejora del empleo y la economía local; la tendencia a preferir productos locales por un número creciente de personas. Continuamos tirando del hilo a este tema.

Le-hangar-de-Trélex-photo-envarPara sacar provecho al menor coste de trasporte, se requiere organizar muy bien la logística y establecer relaciones de colaboración para lograr sistemas muy eficientes capaces de ser muy competitivos en su territorio. Un ejemplo es la construcción de infraestructuras comunes a varios municipios como, por ejemplo, la creación de un almacén de biomasa compartido por varios municipios del Alto Jura, en Francia, siguiendo el modelo de otro grupo de municipios suizos.  De esta forma han creado un marco favorable a la utilización de biomasa local, ya que además del uso para instalaciones de calefacción municipales su utilización también está abierta a la iniciativa privada. Contar con una infraestructura local de este tipo reduce las necesidades de  inversión a las empresas del sector para llevar a cabo su actividad en la zona.

También hay ejemplos de iniciativas para la utilización de madera local en la construcción, como la que se ha llevado a cabo en el Franco Condado, Francia, región forestal por excelencia, donde a pesar de producirse abundante madera de construcción de calidad sólo el 30% de las casas de madera de la región está hecha con madera de la zona.logopino468 En este caso se han llevado a cabo acciones para mejorar la conexión y la colaboración entre empresas locales que forman parte de la cadena de valor de construcción en madera, acuerdos para utilizar madera local en construcciones públicas, y la certificación de madera, entre otras. En relación a este último punto también hay algunas iniciativas llevadas a cabo en España para garantizar y poner en valor el origen y la calidad, como la marca Pino Soria-Burgos.

Hay otras ventajas propias de los mercados locales, altamente aprovechables, como las ligadas a las relaciones. No siempre es el caso, pero las relaciones personales creadas por la cercanía facilitan y aceleran las relaciones comerciales y la colaboración. A priori es más sencillo y barato  poner a la venta tu miel, por ejemplo, en las tiendas de tu comarca que en las de un mercado extranjero. En el plano logístico, sin entrar en detalles, también facilita la agilidad y reactividad, reduciendo tiempos de entrega y aumentando la frecuencia, lo que disminuye el riesgo de ruptura de stocks manteniendo un nivel bajo de almacenamiento.

La calidad ligada a lo local es igualmente una oportunidad, especialmente cuando se trata de alimentos, en los que ya existe una sensibilidad creada en el consumidor. Miel, setas, trufas, caza…Por ejemplo, la calidad, real o percibida, de las setas recolectadas en el monte será mayor si se consumen en un restaurante local rovellones-setas-mercado-daniel-ruizque si vienen de un país extranjero, ya que por lo general el tiempo de transporte y la manipulación es perjudicial para la calidad de alimentos frescos, además de las escasas garantías, reales o percibidas, que pueden ofrecer según su procedencia. Lo mismo ocurrirá con las setas que procesan las conserveras, especialmente si certifican y ponen en valor su carácter local, ligándolo a una serie de beneficios. En estos casos ayudará contar con una marca local o regional de calidad, ligada a una serie de garantías y características.

Hemos hablado de las oportunidades dejando de momento aparte los riesgos e inconvenientes, algo que tal vez tratemos en otro artículo. Como conclusión, existen ventajas y oportunidades para el desarrollo de mercados locales y poner en marcah actividades económicas y creación de empleo, pero no es tan fácil aprovecharlas.

Es necesario crear un producto preferido por los consumidores locales a través de distintas estrategias. No obstante, conviene tener puesto un pie fuera, en otros mercados, por si las moscas, ya que si la comarca se viene abajo, la actividad se hundirá con ella.

Algunas de las claves para desarrollar un mercado local son: la existencia de una masa crítica suficiente de clientes (preferentemente sensibilizados con el valor de los productos locales (ya vivan en la zona o vengan de visita),  contar con infraestructuras que favorezcan la actividad (tanto físicas, como la comentada de los hangares para el caso de la biomasa, como inmateriales, o esta web inglesa de comercialización de productos forestales locales, como la exitencia de marcas de garantía, una red de proveedores que facilite tu actividad, una cultura abierta a la colaboración, una red de apoyo y acompañamiento…) y por supuesto contar con un buen recurso y una buena actitud y capacidad para innovar, colaborar y emprender.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


9 × = 9