Red de tubos del árbol a la fábrica

tubos arcesAllá por 2003, pude ver una fábrica jarabe de arce en una de las visitas técnicas del Congreso Forestal Mundial que se celebró en Quebec. Me quedé boquiabierto cuando descubrí el sistema utilizado para conducir la savia desde los árboles a la fábrica donde se elabora el jarabe, la cabanne à sucre, situada en la parte baja de bosque de arces de la explotación. Una red de tubos conectados a cada árbol permiten colectar la savia sin desplazarse, abasteciendo directamente a la fábrica de  la materia prima necesaria para producir el jarabe de arce. Tradicionalmente había que hacer como se sigue haciendo con la resina del pino, es decir, ir a cada árbol para recogerla. canne-de-sirop-d-erable-medium-540ml

El resultado es que se abarata la producción de este famoso dulce y se hace menos dura la profesión. También es verdad que el bosque se llena de tubos, lo que no es práctico para transitar por su interior. Y estéticamente no es atractivo, todo hay que decirlo. En todo caso no deja de ser alucinante que la fábrica y los árboles estén conectados por esta especie de sistema circulatorio que de forma casi mágica llevan la savia hasta la cabaña de azúcar. Maravilloso y terrible al mismo tiempo.

Es un sistema muy específico para la producción de jarabe de arce, que sólo se produce en algunas zonas muy concretas de América del norte, lo que lo hace difícilmente extrapolable tal cual.  Lo interesante son los conceptos que hay detrás y la posibilidad de hacer analogías (véase también este artículo) con el aprovechamiento de otros recursos.

Uno de los conceptos que hay detrás es el montaje de una red de tubos o canalizaciones para extraer y conducir una materia prima producida por un árbol, poco común en el ámbito forestal.

¿Podría extrapolarse a otros productos?  Resina, biomasa, madera triturada… Para hacer esta analogía es necesario explorar muchas combinaciones y posibilidades, ya que no es extrapolable tal cual.  Estas combinaciones se pueden plantear en forma de pregunta ¿Y si cambiamos el tamaño de las canalizaciones? ¿Nuestra materia primaP podría convertirse en algo relativamente  fluido a pie de árbol? ¿En lugar de tuberías huecas podrían tener un tornillo sin fin? ¿Qué pasaría si estuviera dotado de aire a presión o aspiración?

 

 

 

2 Comments:

  1. Alucinante¡¡¡¡ Jamás me lo habría imaginado¡¡¡

  2. Hola Esther, gracias por tu comentario. Alucinante es una buena palabra para describirlo. Pienso que es un buen ejemplo de que hay soluciones aun por imaginar para otros muchos retos del sector.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


8 − = 6